Home » » Las mejores novelas de Julio Verne, el hombre del futuro

Las mejores novelas de Julio Verne, el hombre del futuro

Publicado por GEA Project el jueves, 6 de noviembre de 2014 | 20:57

Julio Verne (Nantes, 1808) es uno de los escritores más importantes de la historia a nivel mundial, con especial influencia en Europa. Desde 1979 es el segundo autor más traducido del mundo, después de Agatha Christie. 


Se le considera junto a Welles como el padre del genéro ciencia-ficción, y es que su influencia en este género es profundísima. Su obra más famosa es el conjunto de novelas "Viajes extraordinarios", que agrupa todos los relatos de aventuras que escribió entre 1863 (Cinco semanas en globo) y 1918 (La impresionante aventura de la misión Barsac). Estas son sus cinco mejores novelas. Por supuesto, es una lista subjetiva y nada excluyente. Si consideras que el orden ha de ser otro o incluso las novelas escogidas no son las correctas, no pasa nada. Primero, porque por supuesto es subjetivo. Segundo, porque jamás discutiré por dejar más abajo que otras a las obras de Verne. Disfruten, que para eso está su legado.



Viaje al centro de la Tierra

Narrada por el protagonista Axel, sobrino del profesor Otto Lidenbrock y novio de su ahijada Graüben. Dicho profesor descubre un pergamino con un texto cifrado, realizado por Arne Saknussemm, un sabio islandés del siglo XVI que afirma que llegó al centro de la Tierra.

El profesor está dispuesto a lograr el mismo hito, llegar al centro de la Tierra, y se lanza a la aventura acompañado por Axel y Hans, un guía islandés que hasta entonces se dedicaba a cazar aves de Islandia llamadas "eíderes". El viaje comienza adentrándose en un volcán. A partir de ahí, el grupo vive todo tipo de aventuras y realiza multitud de descubrimientos. Desde un mundo mesozoico enterrado en lo más profundo del subsuelo volcánico hasta iluminación eléctrica o un mar interior.

Se suele atribuir a Verne la "invención" de la lámpara de minero en esta novela, que más adelanta sería inventada en el mundo real. No es cierto, ya que fue creada por Dumas y Benoit, dos físicos franceses, a partir de la bobina de Ruhmkorff y el tubo de Geissler. No obstante, sí hay una larga y sorprendente lista de inventos que Julio Verne predijo en sus obras.


Vuelta al mundo en 80 días

Aunque no os hayáis leído el libro, seguro que conocéis a Phileas Fogg, el protagonista de esta novela. Fue el hombre recio y ante todo recto que arriesgó la mitad de su fortuna para cumplir con una apuesta realizada en el Club Reformista: dar la vuelta al mundo en ochenta días. Teniendo en cuenta los medios disponibles en la segunda mitad del siglo XIX.

El trayecto a seguir lo marcó el Morning Chronicle, su periódico de cabecera. Para este viaje, Fogg sale con su mayordomo francés. En un viaje contrarreloj se enfrente a dos principales obstáculos recurrentes: los retrasos en los medios de transporte de la época, y la persecución de Fix, un detective que le persigue por todo el viaje con la creencia de que Fogg había robado el Banco de Inglaterra antes de partir.

Trayectos y medios de transporte empleados

  • Londres → París → Turín → Brindisi: tren y barco.
  • Brindisi → Suez → Bombay: barco de vapor.
  • Bombay → Kholby: tren.
  • Kholby → Allahabad: elefante.
  • Allahabad → Benarés → Calcuta: tren.
  • Calcuta → Hong Kong: barco.
  • Hong Kong → Shanghái: goleta.
  • Shanghái → Yokohama: buque.
  • Yokohama → San Francisco: paquebote.
  • San Francisco → Kearney: tren.
  • Kearney → Omaha: trineo.
  • Omaha → Chicago → Nueva York: tren.
  • Nueva York → Cobh (antigua Queenstown): barco mercantil.
  • Cobh → Dublín: tren.
  • Dublín → Liverpool: barco pequeño.
  • Liverpool → Londres: tren.
  • 3. 20.000 leguas de viaje submarino



20, 000 leguas de viaje submarino

Esta vez quien narra la obra es Pierre Aronnax, un profesor y biólogo francés que es capturado por el Capitán Nemo. Para apresarlo, lo lleva bajo el océano en el submarino Nautilus junto a un criado y un arponero canadiense. Muy habitual en las novelas de Verne ver descripciones elaboradas y minuciosas del contexto de los personajes secundarios.

Hay un misterioso animal cetáceo, con un cuerno en su hocico, que está haciendo desaparecer embarcaciones en el océano. Un buque de la marina de Estados Unidos comienza una expedición para capturarlo, y en dicho barco es donde está el protagonista de la obra, Pierre Aronnax, un profesor y biólogo francés. Junto a él también están un criado y Ned Land, un arponero canadiense. En un punto de la obra, el animal (que se descubre que es un narval) embiste la embaración, y los tres protagonistas salen despedidos por la borda. Los tres comienzan a nadar hasta llegar a tierra, pero... realmente no se trataba de la isla que imaginaban.

En realidad han llegado a una superficie metálica flotante, que se trata de un submarino. Unos enmascarados los conducen hacia el interior a través de una compuerta, y es allí donde conocen al Capitán Nemo, un hombre oscuro y misterioso pero tremendamente inteligente. Tan inteligente que había construido ese submarino, el Nautilus. Una vez allí, les da varias explicaciones sobre la ingeniería empleada en él, y le informa de que si ya conocen su existencia, nunca podrá permitirles volver a la superficie.

A partir de ahí comienza un viaje en el que descubren todo tipo de secretos. Pero quizás lo más glorioso de esta obra llega ahora: por un lado, la minuciosa descripción de los paisajes submarinos que recorría el Nautilus. Un verdadero homenaje a la imaginación. Se hacen varias menciones a lugares reales como el Mar Rojo, las costas del Lejano Oriente, el Mar Mediterráneo, la Atlántida, las islas de la Polinesia, etc.

Por otro lado, Julio Verne comienza a sugerir varios posibles inventos que no se habían realizado todavía y que terminaron haciéndose realidad: escafandras de buceo autónomas, máquinas que produjesen aire respirable, fusiles de balas eléctricas, etc.


La isla misteriosa

En esta novela, Verne deja llevar su pasión por la ciencia aplicado a través del protagonista, Cyrus Smith, un ingeniero estadounidense. La obra trata de cinco hombres y un perro, Top, que huyen de la guerra que asola Richmond. Salen en un globo aerostático, otro elemento muy presente en la obra de Verne. A causa de un huracán, quedan suspendidos en el aire durante cinco días hasta que pueden regresar a tierra. Aparecen en la playa de un islote cercano a la Isla de Lincoln.

En dicha isla comienzan a ocurrir sucesos misteriosos: la desaparición y sorprendente encuentro de Cyrus, la salvación de un grave peligro para Top, la aparición de una cueva enorme que toman como hogar, y sobre todo, cuando descubren una bala en el cuerpo herido de un lechón, lo que definitivamente les da pie a pensar que no están solos en la isla.

Posteriormente, en la búsqueda de este habitante misterioso, aparecen de nuevo multitud de sucesos extraños. Continuar por aquí ya sería entrar en peligro de spoilers, ya que ocurren acontecimientos bastante sorprendentes que trascienden a esta obra.


Cinco semanas en globo

Esta fue la primera novela de Verne, y es una buena señal de todo lo que llegará después: mezcla aventuras, historia, geografía, ciencia, ingeniería... Antes ya había escrito algunas publicaciones breves, pero tras su matrimonio y la trayectoria de su trabajo en la bolsa, necesitaba aumentar sus ingresos, así que se metió en el formato novela. Y le fue increíblemente bien. Con ella obtuvo la tranquilidad económica y un contrato con la editorial Pierre-Jules Hetzel, que publicó su obra durante más de cuarenta años.

En esta novela el protagonista es el Dr. Samuel Ferguson, inglés de nacimiento, que decide viajar por el continente africano acompañado de su criado, Joe, y un amigo, Dick Kennedy. En esta época, África era un continente conocido de modo fragmentario, no completo. Para este viaje deciden usar un globo de hidrógeno completamente dirigible, ya que no funciona del modo tradicional con gas.

Durante las cinco semanas de viaje en globo, los tres protagonistas viajan desde Zanzíbar hasta los Montes de la Luna, el Lago Victoria, el río Nilo, los montes Auríferos, el lago Chad, el río Niger... hasta llegar a las cataratas de Güina en el río Senegal. Tras finalizar, regresan a Inglaterra, donde reciben una medalla de oro por haber realizado la mejor aventura del año (1862).


Más novelas

Si no te convencen estos cinco o ya te los has leído y te gustaría leer algunos más del autor, puedo recomendar principalmente seis obras más:

  • De la Tierra a la Luna
  • París en el siglo XX
  • Una ciudad flotante
  • Miguel Strogof
  • El faro del fin del mundo
  • Las Indias Negras


Larga segunda vida al maestro Julio Verne. El hombre que nos hizo soñar con viajes extraordinarios.




Compartir



Acerca de GEA Project

Loco aventurero, amante de la tecnología y la música romántica, programador, diseñador y compositor en ratos libres, creador del concepto GEA Project: Tecnología libre, en cada rincón... Porque todos deberían vivir para amar



0 comentarios :