Home » » ¿Internet Explorer merece ser odiado?

¿Internet Explorer merece ser odiado?

Publicado por GEA Project el martes, 30 de diciembre de 2014 | 21:21

Por casi 20 años Internet Explorer ha sido uno de los navegadores más usados, pero para muchos es el peor de todos y una de las siete plagas que han azotado a la humanidad en los últimos tiempos. ¿Realmente se merece todo ese odio?


Hubo una época en la que Internet Explorer era el sinónimo de Internet para muchos, tanto así que el icono de la "e" que aparecía en el escritorio de Windows era para cualquiera con una PC, la única puerta por la que se podía entrar a visitar la web. Si algo está claro, es que la mayoría de los nerds de hace al menos 10 años, empezaron a odiar poco a poco al navegador de Microsoft, un odio tan fuerte que perdura en el tiempo sin importar que muchos no hayamos tocado IE para algo más que descargar otro navegador en mucho, mucho tiempo.

Han habido campañas para desprestigiar lo más posible a Internet Explorer, los geeks del mundo se lo tomaron personal y todos entramos en una empresa de evitar en todo lo posible que cualquiera que conozcamos use el infame navegador. Muchos han instalado otros navegadores en los ordenadores de sus familiares, amigos y compañeros de trabajo. Otros han recurrido incluso a cambiar el icono de Firefox o Chrome por el de la famosa "e" para engañar en cierta medida a esos que se resisten al cambio para mejor. Es un odio tan visceral, que se de personas que tienen arcadas si les abres una web con IE. Pero, ¿por qué tanto odio? ¿se merece un simple programa tan malos sentimientos?


Erase una vez, cuando Internet Explorer era bueno

Internet Explorer no fue el primer navegador que existió ni mucho menos. Pero, si fue el primer navegador de verdad bueno que apareció en los años 90. Sí, Internet Explorer fue pionero en mucho, y para la época era verdaderamente bueno, y mejor que cualquier competidor. La primera versión de Internet Explorer apareció en agosto de 1995, hace ya 19 años. IE es viejo, Firefox cumplió apenas 10 años hace unas semanas para ponerlo en perspectiva.

En esa época existían incluso versiones de Internet Explorer para Mac y para UNIX, que por supuesto, están más descontinuadas que el Soylent Green. IE venía en Windows 95, y luego la versión 1.5 en la que trabajaban un equipo de apenas 6 personas, se incluyó por defecto en Windows NT. En 1996 Internet Explorer 3 fue el primer navegador en implementar CSS. Un año después, Internet Explorer 4 introdujo HTML dinámico, una característica importantísima para interactuar con las webs de forma dinámica a través de la combinación de varios lenguajes (Javascript, CSS) que hacen que una web cambie. Esta versión de Internet Explorer alcanzó un 60% del mercado, era multiplataforma (se podía usar en Mac, Solaris, HP-UX, y Windows).

En 1999 se lanzó Internet Explorer 5, incluido por defecto en Windows 98 SE, Windows 2000 y Windows ME (otro que se ganó el odio de muchos). Además de esto era compatible con Mac OS X y Solaris. Entre 1999 y el año 2001, Internet Explorer destrozó por completo en dominio de mercado a Netscape Navigator. Para esa época, Microsoft gastaba 100 millones de dólares al año en IE, y habían más de 1000 personas trabajando en el desarrollo del navegador. IE 5 es el padre de Ajax, Microsoft liberó la primera versión de XMLHttpRequest con esa versión del navegador, dando vida así a una tecnología que implementan actualmente todas las aplicaciones web que usamos día a día.


Y entonces...

Entonces todo se fue al demonio. Hasta Internet Explorer 5, Microsoft estaba innovando, su navegador era el mejor, la empresa invertía dinero y creaba nuevas tecnologías y mejoraba las anteriores. Netscape se hundía en su miseria y cada vez era peor, y fue así como para el momento en el que se lanzó Internet Explorer 6, el navegador de la "e" azul tenía el 95% del mercado. Siendo líder absoluto en indiscutible, rey supremo de la web, Microsoft se acostó a dormir y dejó de trabajar.

Internet Explorer dejó de ser multiplataforma, Microsoft lo integró como un componente requerido de Windows e hizo todo lo posible por hacer difícil o imposible instalar otro navegador o desinstalar IE. Por ahí empezaron todos los problemas legales de la empresa, y todo el embrollo anti-monopolio en el que Microsoft se vió sumergido a principio del nuevo milenio. Internet Explorer estaba en 95 de cada 100 PCs, Microsoft simplemente dejó de intentarlo, y por años, literalmente años, más o menos media década, no hizo absolutamente nada para mejorar Internet Explorer.

Entonces apareció Firefox, y los geeks de todo el mundo empezaron a migrar a diestra y siniestra. Y ¿qué hizo Microsoft? Nada. Microsoft nunca siguió los estándares web al pie de la letra, lo que no era un problema cuando eran los únicos, pero luego con la llegada de Firefox y Webkit, (que siempre han seguido los estándares correctamente) los desarrolladores empezaron a tener problemas. 


Caída en desgracia

Internet Explorer se convirtió en un pedazo de porquería de software lleno de bugs, y agujeros de seguridad. Era más fácil hacer colgarse al navegador que abrir una página web en él. Pasaron 5 enormes años, entre la salida de IE 6 y la actualización a IE 7. Lo único que hizo Microsoft fue añadir la navegación con pestañas, y apenas mejorar el renderizado de las páginas. Los diseñadores y desarrolladores web para esta época ya sufrían demasiado, y ahora tocaba dar soporte a otra insufrible versión de Internet Explorer.

Microsoft lanzó al fin Internet Explorer 8, esta vez solo les tomó la mitad del tiempo entre una versión y otra. 2 años y medio habían pasado desde IE 7. Esta versión del navegador al fin empezaba a ponerse al día, mejorando significativamente. Pero, hey, esto fue en el año 2009, para ese tiempo ya una enorme cantidad del publico se había ido a usar Firefox, y mucho más recientemente Google Chrome que crecía a pasos agigantados. Finalmente Internet Explorer se empezaba a ajustar de forma más estricta a los estándares web, pero ya era demasiado tarde.

El problema principal de IE, es que al ir a su propio ritmo y no ajustarse a los estándares, quienes desarrollan y diseñan las páginas web, tienen que trabajar doble o triple, solo para lograr que un sitio se vea bien, o al menos decente en Internet Explorer, mientras que todo funciona a la primera en los demás navegadores. Muchos no tienen la energía ni el tiempo para hacerlo y los usuarios terminan viendo un desastre en sus pantallas si utilizan Internet Explorer.

El otro problema ocurre cuando desarrolladores de pacotilla, utilizan Internet Explorer como el estándar y solo desarrollan sus webs para funcionar con este navegador. Obligando a los usuarios a usar un navegador inferior, y dejando sin compatibilidad a los demás. Sí, estoy hablando con ustedes pseudodesarrolladores de webs de universidades, bancos, organizaciones gubernamentales, redes escolares, y tiendas que no invierten un centavo en desarrollo web.


Internet Explorer ya no es lo que era

No es el líder, no es el mejor, pero tampoco es el desastre que era Internet Explorer 6. Microsoft poco a poco ha venido mejorando su navegador y adaptándolo correctamente a los estándares. IE ya no dicta el ritmo de como suceden las cosas, así que ha tenido que adaptarse para no morir. Internet Explorer 11 es realmente la mejor versión del navegador hasta ahora. Cumple con los estándares, es rápido, y seguro. No le ha quedado más remedio que mejorar de verdad para poder seguir compitiendo.

IE no siempre fue malo, y ya no se merece tanto odio, tuvo buenos y malos momentos, y tiene una imagen que limpiar mucho todavía. Ya la "e" no es sinónimo de Internet. Ese trono lo tiene Google, de ahí que Google Chrome sea el más usado, ¿cómo no? si cada vez que abres Google -la web más visitada en el planeta tierra- te lo meten por los ojos.




Compartir



Acerca de GEA Project

Loco aventurero, amante de la tecnología y la música romántica, programador, diseñador y compositor en ratos libres, creador del concepto GEA Project: Tecnología libre, en cada rincón... Porque todos deberían vivir para amar



0 comentarios :