Home » » Yimpi Yimpi, una planta extremadamente mortal

Yimpi Yimpi, una planta extremadamente mortal

Publicado por GEA Project el viernes, 3 de abril de 2015 | 13:46

Popularmente se le conoce como “yimpi yimpi”, pero su verdadero nombre es Dendrocnide moroides. Se trata de una planta australiana de tallos finos y hojas verdes en forma de corazón. El simple hecho de poner la mano sobre una de ellas podría hacerte vomitar del dolor. Supuestamente, usarla como papel higiénico provocó que un soldado se disparara a sí mismo. Sí, esta pequeña planta no se anda con bromas.



Una especie en peligro.

La gympie gympie tiene hojas planas y amplias que se levantan sobre una serie de tallos sorprendentemente delicados. Apenas alcanza unos cuantos metros de altura. Los botánicos creen que su rápida tasa de crecimiento y las hojas largas la hacen ideal para vivir en espacios pequeños iluminados por el sol que se filtra desde las gigantescas copas de árboles mayores. Su hábitat está delimitado a algunas zonas de bosque tropical en las inmediaciones de Queensland, en Australia. Sin embargo, este bosque está disminuyendo, el clima está cambiando y recientemente la yimpi yimpi entró en la lista de plantas en peligro de extinción.

Muchos pensaran que esto es una buena noticia. Aparentemente inofensiva, es una de las plantas más temidas debido a la angustia de lo que un simple rozón con la mano pudiera provocar. Y las hojas no son la única parte peligrosa. Las raíces y todo el resto de la yimpi, incluidos sus frutos, están cubiertos por finas vellosidades urticantes que se alojan en la piel y después se enganchan.



Cada nueva presión que se hace sobre estas pequeñas espinas provoca que se libere más veneno en la piel, como una especie de aguja hipodérmica automática. Es un dolor duradero y parecido a una quemadura por fuego – mientras las vellosidades estén en la piel, el dolor permanece. Estos pelos urticantes hacen que el sistema linfático empiece a fallar, inflamando la garganta, axilas e ingle a medida que los ganglios linfáticos se expanden.

El simple hecho de permanecer cerca de la yimpi yimpi duele. Esta planta lanza sus vellosidades al aire de forma continua y los científicos creen que así es como mantiene el terreno libre para poder sacar provecho de esas lagunas de sol bajo la cubierta forestal. Los botánicos que laboran en el área suelen tener estornudo frecuente y sangrado de nariz por estar próximos a esta aterrorizante planta. Aquellos que se atreven a manipular muestras con cien años de antigüedad, todavía sufren los efectos de su picadura.


La planta asesina.



A través del tiempo, algunas personas tuvieron encuentros traumáticos con la yimpi yimpi. Un hombre, que cayó en un arbusto durante la Segunda Guerra Mundial, fue atado a una cama de hospital pues gritó durante tres semanas. Otro, llamado Ernie Rider, hoy veterano del Departamento de Parques y Vida Silvestre de Queensland fue alcanzado en el pecho, rostro y brazos en 1963. Tras dos semanas de mucho dolor, el pecho le siguió doliendo durante dos años cada vez que tomaba un baño con agua fría.

Según Rider, nunca había sentido un dolor como aquel en sus 44 años de trabajo en el bosque. “No hay nada que pueda rivalizar con la planta, es diez veces peor que cualquier otra cosa –garrapatas, picazón y espinas de arbustos incluidas”.


El futuro de la yimpi yimpi.

Nadie quiere tener esta planta en su patio trasero, sobre una calle o, para ser sinceros, en su planeta. Eso quizá podría explicar por qué la yimpi yimpi está despareciendo.

Aunque quizá sepa lo próxima que está a la extinción y está empezando a cambiar para no desaparecer. En 2014, dos árboles diferentes fueron encontrados con todas las partes aparentemente intactas, pero sin las toxinas en las hojas. Aunque nadie sepa a ciencia cierta lo que provoca el aplastante dolor, los científicos creen que es un péptido llamado moroidina. Con tan solo remover este componente, la capacidad de la planta para causar dolor se esfuma.

Todavía no se sabe por qué la planta está tirando sus armas, pero quizá algún día no sea más que una aterradora leyenda.




Compartir



Acerca de GEA Project

Loco aventurero, amante de la tecnología y la música romántica, programador, diseñador y compositor en ratos libres, creador del concepto GEA Project: Tecnología libre, en cada rincón... Porque todos deberían vivir para amar



0 comentarios :