Home » » El gusano mongol de la muerte

El gusano mongol de la muerte

Publicado por GEA Project el lunes, 4 de mayo de 2015 | 21:36

El gusano mongol de la muerte es un críptido, que mide entre 60 cm y un metro y medio, habita en el desierto de Gobi (Mongolia), posee un intenso color rojo-sangre y tiene la apariencia de un gusano, aunque su poder es tan grande que se le atribuye haber matado camellos, cosa que le sería posible por su capacidad para escupir ácido y emitir descargas eléctricas...



El origen de la "leyenda" se ancla en el folklore de los nómadas mongoles, donde se cuenta que un repulsivo ser, semejante a un intestino de vaca reptante ("Allghoi Khorkhoi" significa "Gusano Intestino" en mongol), surge de la arena en los meses de verano.

Hasta ahí la cosa ya parece salida de una película de ciencia ficción o de la cabeza de un Stephen King, pero se pone peor: Según una popular historia sobre el monstruo, un niño se divertía con sus juguetes, dejando despreocupadamente a un lado la caja en que los guardaba. Cuando quizo recogerlos y metió la mano en la caja, cayó muerto. Un Allghoi Khorkhoi se había metido en la caja. Los padres, cuando regresaron a casa, vieron al niño muerto y a un rastro de gusano bastante notable. Entonces se decidieron a seguir el rastro y se adentraron en el desierto, pero la bestia surgió de la arena y los carbonizó con sus descargas eléctricas.

Pero el poder del gusano no se limita a las descargas eléctricas a distancia, sino que también escupe un tipo de ácido amarillento, tan fuerte que es capaz de matar ya que derrite los tejidos de la víctima...

La criatura ha estado por mucho tiempo en el folclore de los nativos Gobi, pero recién empezó a conocerse en Occidente a partir de las investigaciones del Profesor Roy Chapman Andrews, publicadas en su libro de 1926 titulado On the Trail of Ancient Man. Chapman sin embargo no se terminó de convencer de la existencia del monstruo, aunque admitió que para los mongoles era mucho más que una leyenda, al punto de que expresó lo siguiente sobre la actitud de funcionarios mongoles en una reunión: ‹‹Ninguno de los presentes había visto a la criatura, pero todos ellos creían firmemente en su existencia y lo describieron minuciosamente››

El gusano supuestamente habitaría al sur del desierto de Gobi, en galerias subterráneas, saliendo a la superficie únicamente en los meses de junio y julio, cuando llueve y el suelo se torna húmedo. En cuanto a su alimento, dicen que el gusano adora el goyo, una especie de planta parasitaria, aunque también ataca animales y particularmente se aprovecha de los camellos, a los cuales devora o emplea para inocularles sus huevos... Más no solo puede matar a sus presas con ácido o electricidad, pues relatan que tocarlo puede producir la muerte o dolores extremos. Por otra parte, también dicen los mongoles que el gusano muestra predilección por el color amarillo...



La búsqueda



Ya en su obra posterior, La reconquista de Asia central (1932), Andrews no sólo describe con viveza aquellos paisajes del desierto mongol "donde los acantilados son como castillos medievales con agujas y torretas que bajo el sol del atardecer adquieren maravillosos tonos de rojo ladrillo", sino que también documenta las creencias de los pastores nómadas de Gobi acerca del terrible Olghoï-Khorkhoï, aclarando que: ‹‹Se trata probablemente de un animal mítico, aunque puede ser que haya algo de cierto en lo que me cuentan, ya que todos los mongoles del norte del país creen en su existencia y lo describen prácticamente igual. Mide alrededor de 60 centímetros, posee un cuerpo en forma de salchicha y no tiene ni cabeza, ni patas; es tan venenoso que tocarlo significa la muerte instantánea. Se dice que habita en las regiones arenosas más secas del desierto occidental.››



Por su lado, el checo Ivan Mackerle dirigió una expedición al desierto del Gobi en 1990. En el viaje recogió testimonios bastante similares acerca del gusano. Entre esos estaba el de un pastor que refirió lo siguiente: "la criatura se desplaza de un modo extraño, bien rodando, bien arqueando el cuerpo hacia los lados y que se siente atraída por los objetos de color amarillo". Pero más impactante aún es el testimonio de Yanjindgin Mahgaljav, quien afirmó que el gusano-intestino asesinó con escalofriante facilidad a una manada entera de camellos, en el sur de Nyon durante los años 60.

Por último, podemos citar también las siguientes cuestiones en lo que respecta a la recopilación o difusión de información sobre el gusano en Occidente:


  • El zoólogo británico, Karl Shuker, trajo el monstruo a la atención del público de habla inglesa con su libro de 1996 Lo inexplicable, seguido un año después por su Estudios Fortean, que fue reimpreso en Las bestias que se ocultan de el hombre, donde se planteó la hipótesis de que el gusano era un amphisbaenia.

  • Loren Coleman incluyó al gusano mongol en Criptozoología de A a Z .

  • Una expedición conjunta fue efectuada en el 2005 por parte del Centro para la Zoología Forteana y E-Mongol, a partir de la cual se notificó sobre nuevos informes y avistamientos de la criatura, y aunque no se encontraron evidencias de su existencia, tampoco se descartó la posibilidad de que efectivamente viviera en zonas de Gobi situadas en la frontera entre Mongolia y China.

  • En el 2005, el periodista Richard Freeman montó una expedición para cazar al gusano mongol de la muerte pero se quedó con las manos vacías. Su conclusión fue que los cuentos del gusano tenían que ser falsos en el sentido de que debían referirse a errores de interpretación en torno a cierto tipo de reptiles excavadores.

  • El reality de televisión, Destination Truth llevó a cabo una expedición entre el 2006 y el 2007.

  • David Herrero, reportero de Nueva Zelanda de Noticias TV3, participó en una expedición en agosto del 2009, pero se quedó con las manos vacías también. Sin embargo realizó entrevistas a lugareños que afirmaron haber visto al gusano y, en su página web, mencionó que los avistamientos alcanzaron su punto máximo en la década de 1950.

  • La serie Hunger Beast, conducida por Pat España en el canal National Geographic, presentó un episodio sobre la polémica existencia de la criatura.



El misterio

Aunque las historias sobre el gusano mongol evocan la imagen de uno de esos seres alienígenas que suelen aparecer en los films de ciencia-ficción, lo cierto es que, al menos según el criptozoólogo francés Michel Raynal, el misterioso ser podría no ser otra cosa que una especie desconocida de anfisbenio, un tipo de animal que ha sido definido como "el topo del mundo reptiliano", ya que vive en galerías subterráneas y tiene la apariencia y la forma de moverse de un gusano, con cuerpo cilíndrico y grueso, con piel segmentada como una lombriz, con ojos diminutos y la cabeza y la cola tan parecidas que son difíciles de distinguir, tal y como sucede en un gusano.



Otra hipótesis que se ha sugerido es aquella de que el gusano mongol podría ser una especie de ánguila eléctrica. Un supuesto respaldo a esto sería que solo sale en junio y julio, por lo que se cree que podría vivir en espacios acuáticos bajo la tierra, que se forman únicamente en cierto periodo. El problema es que no explican cómo puede sobrevivir el resto del año y, si acaso se diera que sus huevos eclosionan en la temporada húmeda, eso no bastaría para explicar el tamaño que alcanza, pues es inverosímil que crezca tan rápido.

Finalmente, y ya que se ha comprobado la existencia de cobras capaces de escupir veneno a distancias mayores a los diez pies, se ha planteado que el gusano mongol podría ser un tipo de cobra desconocido, aunque esto no concuerda con las descripciones que comúnmente se escuchan sobre la mítica criatura.




Compartir



Acerca de GEA Project

Loco aventurero, amante de la tecnología y la música romántica, programador, diseñador y compositor en ratos libres, creador del concepto GEA Project: Tecnología libre, en cada rincón... Porque todos deberían vivir para amar



0 comentarios :