Home » » ¿Los extraterrestres se parecen a nosotros?

¿Los extraterrestres se parecen a nosotros?

Publicado por GEA Project el martes, 30 de septiembre de 2014 | 21:13

La mayoría de las películas clásicas de ciencia ficción muestran a los extraterrestres como una especie humanoide de otro planeta. La gran mayoría pasamos por alto este hecho, pero siempre hay alguien que se pregunta tal cosa.


Para los filmes, probablemente se trata de motivos psicológicos y económicos. Y eso es porque nos identificamos mejor con los extraterrestres que son humanoides y que tienen rasgos humanos.

Michael H. New, astrobiólogo de la NASA, señala que “la mayoría de los extraterrestres son humanoides porqué son los humanos quienes producen la ficción científica y, pese a que estamos interesados en el ‘otro’, nuestra concepción de cómo sería ese ‘otro’ generalmente se encuentra limitada”.

Económicamente hablando, también resultaba mucho más barato y sencillo construir un disfraz que un actor pudiera vestir. Actualmente esta razón casi se ha superado, con los avances de los efectos especiales en la computación gráfica los extraterrestres han pasado a tener formas tan extremas como los primitivos dinosaurios o los modernos automóviles deportivos. Sin embargo, la asociación continúa siendo la misma.

Pero, ¿y los extraterrestres “de verdad”?, ¿Existe alguna razón plausible para que se parezcan a los que conocemos?


Panspermia

Una de las razones para que los extraterrestres se parezcan a nosotros podría venir de la panspermia – alienígenas humanoides que esparcieron su ADN por toda nuestra galaxia, con la esperanza de que la vida floreciera en formas similares a ellos. O, en la ausencia de alienígenas humanoides, asteroides que podrían haber hecho ese servicio.


Esta es una de las opiniones de los científicos: si existieran extraterrestres humanoides, el motivo debe ser alguna herencia genética común entre ellos y nosotros. Esta idea es mucho más plausible que la que dice que la evolución produciría humanoides en forma totalmente independiente en otro planeta, sin ninguna contaminación con el ADN terrestre.

Sin llegáramos a descubrir extraterrestres con nuestra apariencia, esta sería la explicación más razonable desde el conocimiento humano actual. El problema es que la panspermia sólo tiene alguna probabilidad mínima de suceder con bacterias. Y, en este sentido, el surgimiento de la especie humana sólo sucedió aquí porque aquí es aquí. Quiero decir, nuestro cuerpo, nuestra bioquímica y todo en nosotros es el reflejo de un ambiente terrestre, su gravedad, composición atmosférica, e incluso del mismo bioma.


Evolución convergente.

Esta es otra idea: los humanoides podrían evolucionar en otros planetas porqué este es el camino más probable para llegar hasta donde estamos.

Tenemos pulgares opuestos porque nuestros ancestros se colgaban en ramas y aseguraban herramientas, caminamos sobre nuestros pies porque esto fue útil para nuestros ancestros, y tenemos sangre caliente porqué esta características, aquí, ayuda a que nuestro cerebro funcione mejor.

Otros extraterrestres en otro planeta podrían haber recorrido el mismo camino evolutivo y presentar algunas semejanzas con nosotros – bípedos, simetría bilateral y otros rasgos que también surgieron aquí en nuestro planeta y evolucionaron de forma independiente en varios animales diferentes, desde los suricatos a los velociraptors.

Quizá tenga sentido imaginar que estas características, tan ventajosas para nosotros, también aparezcan en especies extraterrestres. En un libro de 1981, Life in Darwin’s Universe: Evolution and the Cosmos, Gene Bylinsky argumenta que existe un número limitado de soluciones para las formas de vida exitosas.

Aun así no es suficiente para descartar el ambiente del planeta que, con sus particularidades, puede imponer limitaciones sobre los organismos, produciendo seres totalmente diferentes.


Simetría bilateral.

Incluso con todas las diferencias, la simetría bilateral, el simple hecho de que el lado derecho es un reflejo del lado izquierdo, con prácticamente todos los órganos repetidos y reflejados, puede ser una constante de la vida inteligente. Y, teniendo simetría bilateral, comienzan las semejanzas con nosotros.


Con la simetría bilateral, la primer cosa que sucede es que los órganos vienen en pares (miembros superiores e inferiores, y sus partes). Entre los animales, la solución más común para desplazarse es el cuadrupedismo, pero pasar del cuadrupedismo al bipedismo no es tan fácil como parece. Además, los órganos sensoriales también tienden a venir en pares – basta pensar en las orejas y ojos.

A pesar de todo esto, la mayoría de los científicos cree improbable que los extraterrestres inteligentes sean humanoides o tengan formas que recuerden a la humana.





Compartir



Acerca de GEA Project

Loco aventurero, amante de la tecnología y la música romántica, programador, diseñador y compositor en ratos libres, creador del concepto GEA Project: Tecnología libre, en cada rincón... Porque todos deberían vivir para amar



0 comentarios :